sábado, 6 de octubre de 2007

Decálogo del pésimo alumno

1. Llegaré atrasado a clases y asistiré cuando quiera.
2.Rayaré todo lo que sea posible rayar.
3.Intentaré engañar a mis profesores/as.
4.Me burlaré de mis compañeros porque es divertido.
5.Andaré mal presentado y sucio.
6.Culparé de mis fracasos a mis padres y profesores.
7.Me mantendré desinformado de lo que pasa en el mundo.
8.No tendré conciencia ecólogica ( ni de ningún tipo...)
9.Recordaré sólo mis derechos,pero nunca mis deberes.
10.Mi ley será la del mínimo esfuerzo.

Decálogo del pésimo apoderado

1.Asistirás lo menos que puedas al liceo,idealmente nunca.
2.Siempre creerás sólo en la versión de tu pupilo.
3.Si tu hijo/a tiene problemas siempre la culpa será de los profesores.
4.Dejarás exclusivamente en manos de nosotros la formación y educación de tus retoños.
5.Olvidarás el Día del Profesor.
6.Nunca pondrás límites a tus pupilos.Los puedes traumar.
7.Permitirás que se ausente a clases cuando se le antoje.
8.Inventarás justificativos falsos para sacarlos de apuros.
9.Asumirás tú sus deberes y responsabilidades como alumno.
10.Descalificarás la labor de los docentes.

Cómo surgió este blog

Debo reconocer que hace mucho tiempo rondaba en mi cabeza la idea de crear un blog de este tipo.Pues bien,eliminé el otro que tenía y a éste le di un giro nuevo.Como profesora tengo en mi mente experiencias importantes,buenas y malas,en torno a mi quehacer y a los involucrados en el área de la educación.No pretendo dar consejos ni menos darme aires de sabia.No hay en este blog historias inventadas,todas son reales.Siempre pensé que tenía diariamente material que se estaba perdiendo.Mi mirada es crítica y sólo es una manera de dar a conocer lo que vivo día a día.Un día pensé: Si mis alumnos tienen sus fotolog...¿por qué no mi blog?.

Material tengo de sobra... a veces les digo a mis alumnos que se me acaba de ocurrir algo y rápidamente voy y lo escribo...lo que me falta es tiempo para escribir.Repito que todo está sacado de la realidad y sólo omito nombres para proteger a los pocos inocentes que van quedando.